Organizado y acompañado por el egiptólogo Tito Vivas

EL HORUS DEL HORIZONTE: EQUINOCCIO EN LA ESFINGE

Mírame, obsérvame, Tutmosis, hijo mío, soy tu padre Horemajet-Ra-Atum. Te daré el trono de la Tierra de los vivientes y llevarás la Corona Blanca y la Corona Roja sobre el trono de Geb, el Heredero. […] Mi rostro lleva fijándose en ti desde hace muchos años: mi corazón te pertenece y tú me perteneces a mí. Mira: estoy destrozado y mi cuerpo en ruinas. La arena del desierto sobre la que solía estar, ahora me cubre por completo. He estado esperando para que puedas hacer lo que está en mi corazón, pues sé muy bien que tú eres mi hijo y protector […].

FRAGMENTO DE LA "ESTELA DEL SUEÑO", TUTMOSIS IV

 

La Gran Esfinge de Guiza, construída por Kefrén junto a su templo funerario ha maravillado desde la Antigüedad a todo aquel que la contemplaba. Para los antiguos egipcios era conocida como Hor-em-ajet, el Horus del Horizonte. Este nombre pasó a los griego como Harmajis. Para los árabes es Abu el-Hol "Padre del Terror", lo cual es buena prueba del profundo impacto que genera en todo aquel que la contempla. Asistir a la salida del Sol en la Esfinge en el equinoccio es una experiencia única al alcance de muy pocos.


Con el mismo espíritu que estos pioneros de la arqueología de principios del siglo XX, los exclusivos viajeros se adentrarán en una de las culturas antiguas más espléndidas de la historia y cuna de nuestra civilización actual. Durante más de treinta siglos se fueron forjando las bases del pensamiento, las creencias, la escritura, el calendario, la medicina o la arquitectura que todavía hoy continúan desafiando el inexorable rigor del tiempo y fascinan al mundo entero.


De la mano del experto en arqueología egipcia Tito Vivas, podrán recorrer sus ruinas desde el enfoque único y exclusivo que ofrece la ciencia de las antigüedades. Jeroglíficos indescifrables en la piedra de los monumentos y escrituras arcaicas sobre papiros milenarios fueron el punto de partida de una aventura que alcanza nuestros días.


En el momento que se atisban las grandes obras en el borde del desierto al coronar una pendiente de arena, o cuando se desciende, de forma privilegiada, hacia otro mundo regido por extrañas divinidades a través de un angosto pasadizo de piedra apenas iluminado por una luz tintineante, las sensaciones más innatas desafían la comprensión del pensamiento moderno. Egipto aleja el horizonte de la lógica, mientras acerca el sentimiento de respeto y admiración.

TITO VIVAS

 

FRANCISCO VIVAS: Licenciado en Historia por la Universidad de Alcalá (UAH), con especialización en Egiptología, estudios cursados en el Departamento de Egiptología de la Università degli Studi di Pisa, Italia. Sus intereses se centran en el estudio de la evolución de la religión del Mundo Antiguo y sus relaciones astronómicas, desde sus raíces hasta la aparición de los monoteísmos. Desde 2006 desarrolla su Doctorado en Historia de la Religión, primero en el Instituto de Ciencias de las Religiones de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y posteriormente en la Universidad de Jaén (UJA), donde obtuvo la Suficiencia Investigadora con el trabajo de Investigación ‘Puertas Falsas: análisis de su evolución y desarrollo político y social en el Reino Antiguo’. En la actualidad, trabaja en su Tesis Doctoral relacionada con cuestiones de astronomía y paisaje en la necrópolis tebana, en el Instituto de Estudios del Próximo Oriente Antiguo (IEPOA) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), labor que compagina con el resto de actividades que desempeña en el marco de la arqueología, la docencia y las expediciones turísticas.


Ha participado como arqueólogo e historiador en varios Proyectos en Próximo Oriente, entre los que destacan, en Egipto, la dirección de la excavación del interior del túmulo QH33 en la necrópolis faraónica de Qubbet el-Hawa, en Aswan, con la Universidad de Jaén, o la excavación de la tumba TT353 del mayordomo de Amón Senenmut, en un proyecto desarrollado en la orilla occidental de Luxor por el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto. Al margen de su labor internacional, ha trabajado en distintos proyectos arqueológicos en yacimientos españoles. Ha participado como comunicante y conferenciante en diferentes seminarios y encuentros organizados por instituciones españolas e internacionales, como asesor en viajes de estudio organizados a Próximo Oriente, y como colaborador en diversos medios de comunicación. Es autor del exitoso libro de viajes “El viaje de un egiptólogo ingenuo”, publicado por Ediciones del Viento en 2017, que ya ha agotado su primera edición.

 

 

Acontecimientos exclusivos de SOCIEDAD HISTÓRICA

El viaje que presenta SOCIEDAD HISTÓRICA no es un curso de Egiptología ni mucho menos. Más bien al contrario: el viajero que recorre el Nilo a través de los ojos de la ciencia encuentra muchas discrepancias con lo que hoy en día sabemos acerca del Antiguo Egipto, pero también muchas similitudes con la esencia descubridora del espíritu inquieto que caracteriza la arqueología. Ahí es donde estriba gran parte de su atractivo. La otra parte del atractivo del viaje lo constituyen una serie de experiencias únicas, muchas de ellas focalizadas en el acompañamiento de Tito Vivas como experto en la materia, que harán al viajero caer irremediablemente en la fascinación por la cultura de los faraones.

VIAJA CON TITO VIVAS


  • Viajar a monumentos poco frecuentados, para poder analizarlos a través de una perspectiva completamente diferente gracias a las explicaciones de un egiptólogo conocedor del terreno y de los escasos conceptos astronómicos que nos legaron los egipcios.

PERMISOS ESPECIALES


  • Contar con permisos especiales emitidos por el Servicio de Antigüedades para visitar, en privado, monumentos con una gran importancia astronómica entre sus decoraciones, como la tumba TT353 de Senenmut en Deir el Bahari, o las tumbas de reyes ramésidas en el Valle de los Reyes.

EQUINOCCIO EN LA ESFINGE


  • El día del equinoccio de otoño, el Sol nace justo frente al rostro de la esfinge. Recorre todo el cielo por el Ecuador, para morir justo a su espalda, coincidiendo con la base sur de la pirámide de Kefrén. Asistir a la salida del sol en la Esfinge en el equinocio es una experiencia única al alcance de muy pocos.

FORME PARTE DE ESTE VIAJE

 

Si desea recibir información adicional sobre esta propuesta, por favor, haga clic en el siguiente botón y rellene los datos que le solicitamos a continuación, con el fin de poder dar respuesta a su solicitud o pregunta.