LA CAPITAL DEL IMPERIO BIZANTINO

A partir de hoy, los latinos y los romanos son la misma gente, unidos en Dios y es con la ayuda de Dios, que hemos de salvar Constantinopla.

CONSTANTINO XI

 

En el año 324 Constantino I el Grande, el emperador que fundaría la ciudad de Constantinopla sobre la antigua ciudad de Bizancio,​ vence al coemperador romano Flavio Valerio Licinio, transformándose en el hombre más poderoso del Imperio Romano. En ese contexto decidió convertir la ciudad de Bizancio en la capital del Imperio, comenzando los trabajos para embellecer, recrear y proteger la ciudad.


Después de seis años de trabajos, hacia el 10 de mayo de 330, y aún sin finalizar las obras —se terminaron en 336— Constantino inauguró la ciudad con unos ritos tradicionales, que duraron 40 días. La ciudad entonces contaba con unos 30.000 habitantes. Un siglo más tarde había alcanzado el medio millón, convirtiéndose en la ciudad más grande del mundo.


Estambul es un destino de ensueño, la ciudad que esconde capas de historia, cultura, colores y aromas. La arquitectura, la comida, todo en Estambul cuenta una historia. La de la vieja Constantinopla. La de la vieja Bizancio. La ciudad está ocupada, rápida, nunca se detiene, pero cuando se necesita un descanso de toda esta vida ferviente, siempre hay un bonito jardín, una pequeña casa de té o una mezquita donde poder sentanse, respirar y relajarse.

 

 

Acontecimientos exclusivos de SOCIEDAD HISTÓRICA

Estambul... Constantinopla... Bizancio... es la urbe que capitalizó el mundo a lo largo de la historia. Es, sin duda, uno de los orígenes de la humanidad, en su sentido cultural. SOCIEDAD HISTÓRICA propone el descubrimiento de una de las ciudades más vivas y magníficas del planeta.

ASISTIR A BAILES DERVICHES


  • De entre todas las creencias místicas que se pueden encontrar dentro del Islam, las tradiciones sufíes destacan por su impresionante espitirualidad. Y dentro de ellas, una de las experiencias religiosas más impresionantes de compartir es la de la danza de los derviches.

APRENDER LA GASTRONOMÍA


  • La cocina tradicional turca es rica en variedad, sabor, aroma y textura. Lo tiene absolutamnte todo, desde el ácido de sus yogures mezclados con cada plato, a los empalagosos dulces de miel y pistacho entre milhojas de hojaldre. Estambul requiere conocer también cada secreto de sus cocinas.

VISITAS EN PRIVADO


  • Reunirse con los responsables de la conservación de las piezas de los museos del palacio de Topkapi, o navegar a solas las doradas aguas del atardecer del Estrecho del Bósforo. Estambul es tan rica en posibilidades, que prácticamnte cualquier sueño puede hacerse realidad.

PLANIFIQUE SU VIAJE

Si desea recibir información sobre esta propuesta, por favor, haga clic en el siguiente botón y rellene los datos que le solicitamos a continuación, con el fin de poder dar respuesta a su solicitud o pregunta.